La Biblia

Nosotros creemos firmemente que la Biblia está completa, por cuanto ha sido inspirada por Dios mismo. La Biblia es la Palabra de Dios, y no hay nada que ocupe su lugar ni que pueda superarla. Nuestras decisiones siempre se fundamentarán en sus enseñanzas y mandamientos
  • Toda la Biblia es inspirada por Dios. 2 Timoteo 3:16-17; 2 Pedro 1:20-21; 3:2).
  • Toda la Escritura está completa. Es suficiente y útil para el crecimiento del creyente, como base de su fe y regla de        conducta.(2 Timoteo 3:16-17).
  •  No se le puede añadir ni quitar a la Palabra de Dios. (Gálatas 1:6-9; Apocalipsis 22:18-19). 

Los Atributos De Dios

Creemos en el único y verdadero Dios, Creador del cielo, la tierra, y el hombre. Dios es muy grande y sublime, y el hombre, siendo débil y finito, por sí mismo no puede comprender la grandeza de su Hacedor. Únicamente a través de la revelación divina dada al hombre—es que se le puede conocer. (Juan 1:14). 

  • Omnipotente: Él es el Todopoderoso. Su poder no tiene límites. ¡Todo es posible para Dios! (Job 42:2; Salmo 115:3; Mateo 19:26; 28:18; Lucas 1:37; Judas 25; Apocalipsis 1:8).
  • Omnipresente: Dios no se limita a la distancia o al espacio. Aunque Él está en todas partes no significa que mora en todas partes. (Salmo 139:7-10; Mateo 28:20; Jeremías 23:23-24).
  • Omnisciente: Dios conoce todas las cosas. El conocimiento de Dios es perfecto. Él no tiene que descubrir las cosas, pues, ya las conoce. (Job 42:2; Salmo 139:2-4; Juan 21:17; 1 Corintios 2:10; Judas 25).
  • Eterno: Dios no tiene principio ni fin. Él siempre ha existido. (Salmo 90:2; 93:2; Judas 25).
  • Inmutable: La naturaleza y el carácter de Dios no cambian. (Santiago 1:17; Hebreos 13:8; Malaquías 3:6).
  • Soberano: Dios tiene absoluto derecho de gobernar y disponer de Sus criaturas según Su voluntad. (Salmo 24:1; 115:3; Daniel 4:35; Mateo 20:15; Romanos 9:20-21).
  • Invisible (Espíritu): Dios es un espíritu con personalidad: piensa, siente, habla, y mantiene relación con Sus criaturas. No posee forma corporal de manera que pueda ser comprendido por el hombre. (Mateo 3:16; Juan 4:24; 2 Corintios 3.17; 1 Timoteo 1.17).
  • Santo: Dios es moralmente perfecto; Su santidad es absoluta. Dios no puede pecar, ni tolerar el pecado. (Éxodo 15:11; Levítico 11:44; Salmo 93:5; Isaías 6:3; 57:15; Lucas 1:49; Santiago 1:13; Hebreos 12:14).
  • Recto y Justo: Dios obra rectamente y no hace mal. Dios nunca se equivoca. (Génesis 18:25; Deuteronomio 32:4; Salmo 116:5; Isaías 11:3-5).
  • Misericordioso: Dios es bueno, compasivo, bondadoso y muy paciente. (Salmo 103:8-18; 136:1-26; 2 Pedro 3:8-9).
  • Amor: El amor no es sólo un atributo sino que es la misma esencia de Dios. (Juan 3:16; 1 Juan 4:8-10; 1 Corintios 13:1-13; Efesios 2:4-5).

La Trinidad

Adoramos a un solo Dios, pero manifestado en tres personas—La Trinidad: el Padre (Isaías 63:16), el Hijo (Salmo 45:6-7), y el Espíritu Santo (Isaías 61:1). Adoramos a Dios en la Trinidad, y la Trinidad en la Unidad, sin confundir las Personas, y sin separar la substancia (divinidad).Reconocemos que la Persona del Padre es una, la del Hijo otra, y la del Espíritu Santo otra. Empero, los Tres comparten una misma divinidad de igual majestad y co-eternidad.
 
  • Dios El Padre: Dios es el Padre de toda la creación (Hechos 17:29), de Israel (Éxodo 4:22), de nuestro Señor Jesucristo (Mateo 3:17), y de todos los creyentes en Cristo (Gálatas 3:26).
  • Dios El Hijo: El Hijo existe desde la eternidad (Juan 1:1,14; Apocalipsis 1:8), fue concebido por el Espíritu Santo y nacido de una virgen(Lucas 1:26-35). Voluntariamente tomó forma de hombre y murió en la cruz por nuestros pecados (Filipenses 2:5-8; Romanos 5:16,17). Jesús, el Hijo, vivió una vida sin pecado en la tierra (2 Corintios 5:21; Hebreos 4:15). En forma muy clara la Biblia dice que Él es Dios (Juan 1:1; 14:9-10; 1 Juan 5:7,20). Aunque murió, la Biblia nos enseña que Él resucitó de entre los muertos en forma corporal (Mateo 28:6; Juan 20:27-29), y se le apareció a muchos testigos (Hechos 2:32; 1 Corintios 15). Él también ascendió al cielo, y está a la diestra del Padre intercediendo por Su pueblo, y vive para siempre (Hechos 1:9; Filipenses 2:9; Hebreos 7:25; 1 Juan 2:1). En la Biblia hallamos también Su bendita promesa de que Él vendrá otra vez por Su Iglesia (Hechos 1:11).
  • Dios El Espíritu Santo: La Biblia nos dice que el Espíritu Santo es una Persona (1 Corintios 2:10-11; 12:11); también nos dice que Él es Dios(1 Corintios 6:11); y que Él es el Autor de las Sagradas Escrituras (2 Pedro 1:21). Su obra en el inconverso es la de traer convicción de pecado y la regeneración (Juan 16:8-11; Tito 3:5). La Biblia también nos enseña sobre Su obra en la vida del creyente: da testimonio de Cristo (Juan 15:26); sella  al creyente (Efesios 1:13-14); mora en el creyente (1 Corintios 3:16); da seguridad al creyente (Romanos 8:16); produce fruto en la vida del creyente (Gálatas 5:22-23); imparte poder para testificar (Hechos 1:8); guía, controla y llena la vida del creyente (Romanos 8:14; Efesios 5:18); Él es quien bautiza y reparte dones para la edificación del Cuerpo de Cristo (Mateo 3:11; Romanos 12:6-8; 1 Corintios 12-14; Efesios 4:7-16).

Nota especial (La Promesa del Padre) Todos los creyentes tienen derecho a ella y ardientemente deben esperarla y buscarla con gran fervor. Los creyentes necesitan un revestimiento del poder del Espíritu Santo para vivir una vida más victoriosa y para ejercer un servicio con poder. El bautismo del Espíritu Santo es evidenciado por la señal física inicial de hablar lenguas extrañas, según el Espíritu las da. (Lucas 24:49; Hechos 1:4; 2:1-33; 1 Corintios 12:4,10,28).

Los Ángeles

Nos rodea un mundo muy poderoso y de mayores recursos que el mundo de los seres humanos. Los espíritus, buenos y malos, andan entre nosotros. Con la velocidad de la luz y sin hacer el menor ruido se mueven de un lugar a otro. Estos moran en el espacio que nos rodea. Los ángeles están divididos en dos categorías principales:
 
  • Los Ángeles Santos

Son todos aquellos que se mantuvieron sin pecar en la rebelión de Lucifer (Mateo 25:31; 2 Pedro 2:4). El ministerio de los ángeles santos es muy variado en las Sagradas Escrituras. Con relación a Cristo, los vemos ministrando en la anunciación de Su nacimiento y la resurrección de Cristo (Lucas 1:26-33; Mateo 28:5-6). También la Escritura nos habla de su ministerio con relación a los creyentes de la siguiente manera: ayudan a los creyentes (Hebreos 1:14); dan fortaleza y obran para que nuestras peticiones sean contestadas (Hechos 27:23-24); se gozan del éxito del evangelismo (Lucas 15:10); y están presentes cuando muere un justo para llevarlo a la presencia de Dios (Lucas 16:22). En cuanto a los incrédulos, la Biblia nos dice lo siguiente: los ángeles anunciarán el juicio de Dios sobre ellos (Apocalipsis 14:6-7). Dios los usa para castigar a los rebeldes (Hechos 12:23); y ellos sacarán la cizaña del trigo al final del tiempo (Mateo 13:36-43). También la Escritura menciona que los ángeles santos no reciben la adoración de los hombres, pues, ellos mismos adoran a Dios (Salmos 103:20-21; Colosenses 2:18; Apocalipsis 19:10; 22:9).

  • Los Ángeles Caídos

Son todos aquellos que se rebelaron junto a Lucifer y le siguieron (Isaías 14:12-17). El trabajo de ellos consiste en lo siguiente: crean desórdenes mentales (Marcos 1:23; 5:2-5; Lucas 8:29); se oponen al pueblo de Dios y Su obra (Efesios 6:12); se oponen a los santos ángeles de Dios (Daniel 10:10-14); causan enfermedades (Mateo 9:33); engañan a la gente (1 Timoteo 4:1); y toman posesión del hombre (Mateo 4:24).

  • Satanás
Creemos que Dios creó a Satanás en su estado original de Lucifer, quien fue el de más rango en la línea angelical. De acuerdo a las Sagradas Escrituras, fue un precioso querubín, de mucha influencia y poder. El pecado se originó en el universo cuando Lucifer, ciego por su orgullo, quiso usurpar el trono de Dios y destronarlo. Presidió una rebelión contra Dios y muchos ángeles le siguieron. Por consecuencia, todos fueron arrojados del cielo y de la presencia de Dios. Y en el presente moran en las regiones celestes, pero están muy activos en la tierra. (Ezequiel 28:11-19; Isaías 14:12-17; Efesios 6:12).

El Hombre: Su Caída y su Redención

El hombre fue creado justo, bueno, y a imagen y semejanza de Dios. Esto hace pedazos la teoría de la evolución, la cual enseña que el hombre es el producto de un proceso evolucionario. (Génesis 1:26-27; 2:7,21-23). 

  • Composición Del Hombre

Fue creado a la imagen y semejanza de Dios. La parte inmaterial del hombre es el alma y su espíritu. El alma es lo que distingue a un hombre de otro en base a su personalidad e individualidad en la vida. El espíritu siempre tiene la tendencia de buscar cosas superiores a las de la tierra, o sea, buscar las cosas de arriba. Esto explica la razón de que todo ser humano tiene hambre y sed de Dios en su interior, lo cual vemos manifestado en las diversas religiones del mundo. La parte material del hombre es el cuerpo (Mateo 6:22). Se puede decir que el cuerpo humano es la residencia para su alma y espíritu. Vea también las siguientes referencias: (Génesis 2:7; Salmos 51:10; 1 Tesalonicenses 5:23). 

  • La Caída Del Hombre
La caída del hombre tuvo lugar en el huerto del Edén. Allí Adán y Eva fueron vencidos por la tentación de Satanás. Conscientemente pecaron cuando desobedecieron a Dios. El resultado de esto fue la muerte espiritual, y luego, la muerte física. Puesto que hemos heredado esta naturaleza pecaminosa, el hombre nace separado de Dios, y por lo tanto, necesita la gracia salvadora de Dios.

(Génesis 2:16-17; Romanos 3:23; 5:12; 6:23; 12:21; 1 Timoteo 2:13-14).

El Pecado

Pecado es todo aquello contrario al carácter y naturaleza de Dios. (Romanos 3:23; Santiago 4:17; 1 Juan 3:4-9; 5:17).

  • Origen del pecado:
 El pecado se originó primeramente en el mundo angelical, cuando Satanás y sus huestes pecaron contra Dios (Isaías 14:12-17; Ezequiel 28:15). El pecado se originó en la raza humana cuando Adán y Eva pecaron voluntaria y conscientemente contra Dios; y por consecuencia, toda la raza humana está afectada por el pecado (Romanos 5:12; 1 Corintios 15:21-22).
  •  Las Consecuencias Del Pecado
Muerte física y espiritual, y eterna separación de Dios (Romanos 3:23; 5:12,21).

La Salvación

La salvación es la gracia de Dios manifestada a los hombres para rescatarlos del pecado.
  • La Necesidad De La Salvación

Creemos que Dios creó al hombre a Su imagen y semejanza; bueno y justo. Fue creado en semejanza a Dios en carácter y personalidad. Esta imagen fue destruida por el pecado; y desde entonces, todo ser humano nace contaminado por el pecado (Salmo 51:5), y por naturaleza ya es pecador (Efesios 2:3), lo que lo hace completamente depravado (Romanos 3:10-12); y es por eso que el hombre necesita ser re-creado o nacer de nuevo en Cristo para restaurar esa imagen que ha perdido. (Génesis 1:26-27; 3:6; Juan 3:5; Romanos 5:12,21).

  • Condiciones Para La Salvación

Hay tres pasos muy importantes para alcanzar la salvación. En primer lugar, tiene que haber un arrepentimiento de parte del individuo, o sea, un dolor y un sincero remordimiento por el pecado cometido (Hechos 3:19). En segundo lugar, se necesita fe, la cual es el instrumento por el cual uno se apoya a la misericordia de Dios—aceptando Su gracia salvadora (Hechos 16:31; Romanos 10:9). Y en tercer lugar, tiene que haber la conversión, o sea, renunciar y apartarse del pecado, y acudir a Dios (Hechos 3:19).

  • Aspectos De La Salvación
Se puede decir que la salvación es un proceso que tiene tres aspectos:

justificación, regeneración y santificación. El hombre, desde el punto de vista bíblico, es culpable ante Dios y es condenado por ese pecado (Romanos 3:23); pero, al aceptar a Cristo, se le declara justo a través del sacrificio expiatorio de Cristo. Entonces, su alma que estaba muerta en delitos y pecados, es vivificada; y el individuo es adoptado como hijo de Dios, formando parte de la familia de Dios (Juan 1:11-13; 1 Juan 3:1). Después de esto, viene un proceso de santificación, cuando el hombre se aparta del pecado y se separa para Dios para adorarlo y servirlo. Esta purificación viene a través de la Palabra de Dios y la obra del Espíritu Santo en esa persona (1 Pedro 1:2, 15-16; 1 Corintios 6:11). Vea también las siguientes referencias bíblicas: Hebreos 12:14; 1 Tesalonicenses 5:23-24; 1 Juan 2:6

La Iglesia

 

Introducción: La palabra iglesia viene del vocablo griego «ekklesia» que significa una asamblea de llamados. En otras palabras, la Iglesia es una  compañía de personas llamadas del mundo y apartadas por Cristo y para Cristo. La Iglesia la compone todo aquel que ha aceptado a Cristo como Salvador y Señor de su vida, que profesa y promete lealtad a Cristo, su Señor.

 Ilustraciones Bíblicas De La Iglesia

  •  El Cuerpo De Cristo

La Iglesia no es meramente una organización sino un organismo vivo, cuya vida emana de Cristo. Al aceptar a Cristo como Salvador y Señor de nuestras vidas, pasamos a formar parte del «cuerpo de Cristo» (Efesios 1:22; 3:1-6; 4:4-6; 1 Corintios 12:13).

  •  El Templo De Dios

Así como Dios habito en el tabernáculo y en el templo (Éxodo 25:8; 1 Reyes 8:27), vive hoy, por Su Espíritu, en la Iglesia (1 Corintios 3:16; 12:13; Efesios 2:21,22).

  •  La Esposa De Cristo

Esta ilustración se usa en la Biblia para expresar la unión y comunión de Cristo con Su Iglesia (2 Corintios 11:2; Efesios 5:25-27).

  •  Sus Miembros

La Iglesia de Cristo no es una denominación religiosa en particular, sino que está compuesta por todos aquellos que creen en Jesús como Salvador y Señor de sus vidas (Efesios 3:6; 4:4-6; 1 Corintios 12:13; Hebreos 12:23).

  

Ministerios De La Iglesia

  • La Edificación

Por medio del amor, la comunión, la sana doctrina, y la adoración, se crea un ambiente saludable y edificativo para cada miembro (Romanos 14: 19; 2 Corintios 12: 19; Efesios 4: 11-13).

  • EI Evangelismo

Creemos que el evangelismo no es algo para considerarlo sino que es un mandato de Cristo para la Iglesia de todos los tiempos. Es nuestra responsabilidad de predicar el Evangelio a cada ser humano (Mateo 28: 18-20; Marcos 16: 15-20; Hechos 10:42).

 

Las Ordenanzas (Sacramentos)

  • EI Bautismo En Agua

Entendemos por la Palabra de Dios que el bautismo será por inmersión. El bautismo en agua es la identificación del creyente con la muerte y la resurrección de Cristo. Aunque el bautismo no posee méritos salvadores, es una ordenanza para todos aquellos que verdaderamente se han arrepentido de sus pecados y que han aceptado a Cristo como el Salvador y Señor de sus vidas. Cuando el* creyente cumple con esta ordenanza, esta dando testimonio de su muerte al pecado y su nueva vida en Cristo. (Mateo 3:16; 28:19; Hechos 8:35-39; 10:47,48; Romanos 6:3-5; Colosenses 2:12). En ninguna parte de la Biblia hay autorización para bautizar a los niños, por lo tanto, esta Iglesia no bautizara niños. Sin embargo, hemos establecido que todo aquel de 12 años en adelante que haya aceptado a Cristo como Salvador y Señor, y que en su vida de testimonio de ese importantísimo paso, y que comprenda lo que es el bautismo, es un buen candidato para ser bautizado. 

 

  • La Santa Cena (La Comunión)

La Biblia nos enseña que Cristo mismo le dio comienzo a esta ordenanza (Mateo 26:20,26-28). La Santa Cena consiste en la participación del pan y el producto de la vid, cuya expresión simbólica demuestra nuestra participación en la naturaleza Divina de Cristo (2 Pedro 1:4). La Santa Cena es una conmemoración de los sufrimientos de Cristo, Su muerte en la cruz; y es una comunicación de gozo para todos los creyentes hasta que El vuelva otra vez (1 Corintios 11:23-31).

La Sanidad Divina

 

Introducción: Cuando Dios creo al hombre, lo hizo en un estado perfecto de salud. El pecado dio comienzo a las enfermedades y la muerte, pero Cristo vino para destruir las obras del diablo y para quitarle las llaves al que tenia dominio sobre la muerte, Satanás (Hebreos 2: 14, 15). Según el relato bíblico, Cristo se hizo maldición por nosotros (Gálatas 3:10-14), y por medio de Su sacrificio expiatorio en la cruz, hay garantía de salud para el creyente (Isaías 53:4-5;  Mateo 8:16-17; Marcos 16:17-18; Santiago 5:14,15; 1 Pedro 2:24). Nosotros creemos en la sanidad divina y la enseñaríamos como parte integral del Evangelio de Jesucristo. Y las referencias adicionales: Mateo 10:7-8; Lucas  4:18,19; 10:9; Juan 14:12,13.

Los Acontecimientos Finales

  • La Bendita Esperanza (EI Arrebatamiento)

Muchos enseñan que la Iglesia pasara por la Gran Tribulación, mas nosotros creemos lo que dice la Sagrada Escritura: La Gran Tribulación y el reinado del Anticristo no podrán comenzar hasta que la Iglesia sea arrebatada al cielo (2 Tesalonicenses 2: 1-17). En el Nuevo Testamento, la Iglesia tiene la bendita promesa del arrebatamiento. Cristo vendrá secretamente a buscar a Su Iglesia (Mateo 25:13).

  • La Gran Tribulación

Después del Rapto de la Iglesia, el mundo entero quedara bajo un gran caos de inseguridad. Los agobiemos, debilitados e incapaces de solucionar los problemas mundiales, se rendirán al gobierno de un hombre (el Anticristo), que promete orden y prosperidad mundial. En un espacio de tres años y medio  restaurara el orden en toda la tierra. Después de este tiempo, su verdadera identidad quedara revelada. La Biblia lo describe como un hombre que se opone a Dios y a la nación de Israel. Durante los últimos tres años y medio de su reinado, la ira de Dios se derramara sobre los moradores de la tierra. La Iglesia verdadera de Jesucristo, por cuanto no era moradora de esta tierra sino peregrina, no estará aquí cuando estas cosas sucedan. (Daniel 9:24-27;  Sofonías 1:17; Mateo 24:21, 22,29; Marcos 13:19, 20,24,25; Romanos 2:5; 5:9,10; 1 Tesalonicenses 1:10; 5:9; 2 Tesalonicenses 2:6-12; Apocalipsis 15: 1).

  • La Segunda Venida de Cristo

Esta venida es diferente a la que se menciona en 1 Tesalonicenses 4: 13-18, la cual habla del Rapto de la Iglesia. En el Rapto de la Iglesia, Cristo se queda en el aire y desde allí recibe a Su Iglesia. La Segunda Venida de Cristo es Su venida personal a la tierra. La Biblia dice que descenderá al Monte de los Olivos y destruirá a todos Sus enemigos y pondrá fin al reinado mundial del Anticristo. Después de esta venida, Cristo establecerá Su reino milenio aquí en la tierra. (Zacarías 14:4; Hechos 1:10,11; 2 Tesalonicenses 2:8; Apocalipsis 19).

  • EI Milenio

La Biblia nos enseña que Cristo reinara sobre esta tierra por mil años. Este  reinado milenio dará comienzo inmediatamente después de la Segunda Venida de Cristo. Este reinado será de justicia y paz; Israel será salvo, y Satanás quedara atado en el abismo durante estos mil años. (Isaías 11:1-16; Romanos  11:26,27; Apocalipsis 19:11-21; 20:16).

  • La Resurrección De Los Justos

Según 1 Tesalonicenses 4: 16 los que han muerto en Cristo resucitaran en el Rapto de la Iglesia. La Biblia habla de otra resurrección en Apocalipsis 20:4 de los que se salvaron durante la Gran Tribulación; estos reinaran con Cristo durante el Milenio.

  • La Resurrección De Los Injustos

Esta resurrección toma lugar después del Milenio. Aquí resucitaran todos aquellos que desde la fundación del mundo han muerto en sus delitos y pecados. Estos serán juzgados en el juicio del gran trono blanco. (Apocalipsis 20:11-15).

  • EI Lago De Fuego

La Biblia nos dice que el lago de fuego fue preparado para el diablo y sus ángeles (Mateo 25:41). En este lugar serán echados la Bestia (el Anticristo), el Falso Profeta, la muerte, el Hades, y todos aquellos cuyos nombres no estén escritos en el Libro de la Vida. Allí arderán para siempre jamás. Esto es lo que la Biblia llama la muerte segunda. (Apocalipsis 19:20; 20:10-15).

  • Cielos Nuevos Y Tierra Nueva

La Iglesia de Jesucristo espera cielos nuevos y tierra nueva, donde mora la justicia y la paz de Dios por todas las edades, según la promesa bíblica de Apocalipsis 21, y 2 Pedro 3:13.